Se denomina acupuntura a un método de medicina alternativa, este tipo de medicina poco convencional es una de las más populares y conocidas en nuestra actualidad; sus seguidores son tantos como sus detractores, de todas maneras, los resultados ínicos obtenidos demuestran que la acupuntura es

eficaz contra el dolor y muchas otras patologías; logrando así su aplicación en muchas enfermedades.

La Organización Mundial de la Salud reconoce y apoya su utilidad de la acupuntura, la cual no dudó en reconocer los efectos positivos en un gran número de enfermedades, esto supuso un gran impulso hacia su total aceptación en la comunidad médica. Pero ¿Qué es realmente la acupuntura?.

La acupuntura consiste en una técnica que tiene como objetivo alcanzar la armonía energética del ser humano; de acuerdo a la tradición médica china, los dolores corporales, las molestias y los problemas de salud aparecen como el resultado de la ruptura del equilibrio.

La acupuntura consiste en la inserción de distintas agujas metálicas de características muy finas en lugares concretos del cuerpo humano, estos lugares se conocen como meridianos; es por estos canales o meridianos, los cuales se encuentran conectados con órganos vitales, por donde fluye la energía que necesitamos para mantener el correcto equilibrio de nuestro organismo.

A través de las agujas se puede corregir el movimiento energético del cuerpo, queremos decir con esto, que una enfermedad puede ocasionar una alteración energética en el cuerpo, o, al revés, una alteración energética es capaz de ocasionar una enfermedad. A través de la utilización de las agujas se desbloquea (disminuye) o estimula la energía; la acupuntura propone que al pinchar con las agujas en estos puntos se liberen endorfinas y otra clase de neurotransmisores que pueden ayudarnos a disminuir el dolor, fortalecer el sistema inmunológico, reducir las inflamaciones y ayudar a nuestro cuerpo a combatir infecciones que puedan llegar a presentarse.

En la acupuntura existen distintas clases de agujas para cada zona del cuerpo que se quiera tratar, las agujas dependerán de la enfermedad o dolencia que se padezca y de la persona. Las clases de agujas variarán también en función del terapeuta, el mismo considerará si se debe hacer sangrar al paciente o no, para esto se emplean agujas lancetas.

También se puede emplear la auriculoterapia en caso de no desear la introducción de agujas, y consiste en la estimulación de puntos ubicados en la oreja a través de la piel, se pueden emplear tachuelas, balines o semillas, esta terapia es muy empleada en niños y en personas con miedo a las agujas, tiene excelentes resultados como la acupuntura.

La sesión puede variar en tiempo de duración, considerando la dolencia y al paciente.